Cómo colaborar

Educación Ambiental

 Desde la creación de la BVCF en 1986, la educación ambiental ha sido esencial en el proceso de recuperación de la población mallorquina del buitre negro.

Para la FVSM, la educación ambiental ha sido siempre un pilar fundamental de su labor en la conservación del patrimonio natural. Desde la creación de la BVCF en 1986, la educación ambiental ha sido esencial en el proceso de recuperación de la población mallorquina del buitre negro.

Actualmente las diversas acciones y programas educativos están diseñados para hacer llegar a la población local y visitante la problemática que rodea el buitre negro y su hábitat, la Serra de Tramuntana, además de otras especies amenazadas presentes en las Illes Balears que también necesitan de acciones de conservación para mejorar su situación. También se trabaja el concepto y las oportunidades que ofrece la CdT como herramienta de conservación del territorio, así como el concepto y el reto que supone el cambio climático. Se busca sobre todo la complicidad, apoyo y colaboración de la población en la conservación de la naturaleza.

Los objetivos generales de las ofertas de educación ambiental son:

  • Fomentar el conocimiento sobre el patrimonio natural de Mallorca y Baleares: fauna y flora, endemismos, especies prioritarias.
  • Acercar la ecología a las personas: los conceptos de ecosistema, biodiversidad, biotopo, hábitat, nicho ecológico y comunidad. Sobre todo, hacer entender que la naturaleza es un sistema complejo en el que todos los elementos se interrelacionan y todos estos son importantes para el funcionamiento del ecosistema.
  • Generar una reflexión sobre nuestra relación con la naturaleza: Usos del territorio, consecuencias de los impactos humanos sobre la naturaleza, los cambios a lo largo del tiempo del paisaje y el cambio climático. Animar una discusión sobre la problemática actual, los retos y las posibles soluciones.
  • Identificar la FVSM como una entidad de conservación viva en la que se puede participar activamente para contribuir así a la conservación de la naturaleza.
  • Facilitar herramientas de compromiso para la colaboración activa en la resolución de problemas ambientales (en casa, en la escuela, de viaje, en el tiempo libre, etc.) como, por ejemplo, el reciclaje y la minimización de la creación de basuras.
  • Conseguir una mayor valoración del papel de los profesionales que se dedican a la conservación de la naturaleza en todas sus facetas.

Nuestro proyecto de educación ambiental está concebido para fomentar la participación activa del público. Su base metodológica se rige por un aprendizaje basado en la experimentación, en el que el pensamiento científico es el eje vertebrador. A través de este método, el alumnado aprende a observar la naturaleza, a formularse preguntas y diseñar los métodos para responderlas, razonando y argumentando los resultados.