Qué hacemos

Conservación abeja melífera

HISTORIA DEL APIARIO DE ARIANT

En el contexto de apoyar la biodiversidad de la finca y para aumentar las fuentes de ingreso, la Fundación introdujo la apicultura como parte de la actividad agrícola de Ariant.

El apiario de Ariant empezó a gestarse en el año 2016 tras una serie de contactos entre la FVSM y el apicultor Martí Mascaró. Uno de los requisitos iniciales fue que las abejas serían exclusivamente de la finca de Ariant para conservar las abejas autóctonas. Por eso se tenían que atrapar enjambres silvestres e para ir ampliando el apiario a partir de estas primeras capturas con el transcurso de los años. Este punto de partida supone una serie de desventajas en comparación con la gestión de otra mayoría de apiarios, como un trabajo de selección genética a largo plazo y no tener la opción de apoyar y ampliar el apiario con colmenas procedentes de otras fincas. Se capturaron en un primer momento 4 enjambres silvestres y estos se multiplicaron hasta formar unas 20 colmenas en la actualidad.

La miel de Ariant tiene la certificación ecológica desde 2018. Las recolecciones son muy limitadas pero la calidad es excelente. En 2018 ganó la medalla de plata en el concurso internacional de mieles ecológicas BIOMIEL, celebrado en Italia.

link a tienda, link a web Martí

Desde la creación del apiario, el estrecho contacto con las abejas llevó a la Fundación a iniciar un nuevo proyecto: la conservación de las abejas. Este proyecto quiere transmitir la importancia de este insecto, su fascinante vida colectiva, las amenazas que sufren y las medidas de conservación necesarias.

 

IMPORTANCIA DE LAS ABEJAS

Muchas especies vegetales dependen exclusivamente de los insectos polinizadores, en concreto de las abejas, para sus procesos de reproducción. La actividad de las abejas se desarrolla yendo de una flor a otra para recolectar néctar o polen. De esta forma ponen en contacto el polen de los estambres con los pistilos y consiguen que se lleve a cabo el proceso de polinización. La abeja doméstica no es el único insecto polinizador de plantas pero sí el más eficaz debido a su fidelidad floral. A diferencia de las abejas, algunos insectos visitan de forma alternativa las flores de diferentes especies, con lo que el polen recogido de unas flores no será útil al visitar después las flores de otras especies de plantas y por tanto la eficacia polinizadora desciende.

Se calcula que el 90% de las plantas silvestres y el 75% de los cultivos que consumimos dependen de la actividad polinizadora de las abejas. Sin ellas la seguridad alimentaria y la biodiversidad del planeta estaría en serio riesgo.

 

AMENAZAS DE LAS ABEJAS MELÍFERAS

Las poblaciones de insectos polinizadores y en concreto las abejas se encuentran en un proceso preocupante de declive debido a las siguientes causas:

  • Pesticidas: Su uso en la agricultura, en la jardinería, en los bordes de las carreteras, etc. contribuye al declive de los insectos polinizadores y en concreto a las abejas, ya que puede matarlas de forma instantánea o afectar a su sistema inmunológico, a su sentido del olfato o transformar el comportamiento de las abejas ocasionando finalmente un desequilibra a los ecosistemas. Los neonicotinoides son un tipo de plaguicida utilizado en agricultura que tiene un claro efecto negativo en la salud de las abejas, pudiendo causar la muerte de enjambres enteros. Tras años de presiones, a finales del 2018 entró en vigor la normativa europea que prohíbe su utilización en espacios abiertos.
  • El ácaro varroa (Varroa destructor) es un parásito que llegó a España en 1985 procedente del sudeste asiático. Se alimenta de la sangre de la abeja, debilitándola. También puede propagar enfermedades virales y bacterianas.
  • La avispa asiática (Vespa velutina) es una especie invasora detectada por primera vez en España en el 2010. Las abejas de la miel representan un 30% de la dieta de la avispa asiática. Ha invadido ya todo el norte de la península Ibérica, incluida Catalunya.
  • El cambio climático que modifica los patrones de floración y causa el desplazamiento de muchas plantas, lo que desorienta y trastoca a las abejas.
  • La pérdida y deterioro de hábitats por culpa de la actividad humana es otra de las grandes amenazas a que deben hacer frente las abejas. Los monocultivos suponen una menor disponibilidad y diversidad de alimento para estos insectos, que se ven obligados a realizar grandes desplazamientos en vuelo, en perjuicio de su alimentación.

 

MEDIDAS DE CONSERVACIÓN

Las medidas más importantes para la conservación de las abejas son las siguientes:

  •  Diversificación en la producción agrícola y no tender a depender de unos pocos cultivos.  Los gobiernos tienen una gran responsabilidad en esta medida.
  •  Reducción de la utilización de plaguicidas en las prácticas agrícolas tradicionales.
  •  Fomentar la agricultura ecológica. 
  •  Evitar el uso de pesticidas en jardinería, ámbito forestal y doméstico.
  •  Sustituir los herbicidas por técnicas mecánicas como el desbroce.
  •  Conservar las flores silvestres, por ejemplo en los bordes de las carreteras.
  •  Fomentar la flora apícola autóctona en las zonas verdes de las ciudades.
  •  Investigar y tomar medidas para el control sanitario de las abejas y especies invasoras como la avispa asiática.
  •  Fomentar la plantación de flora apícola en campos, jardines y terrazas.
  •  Fomentar la educación ambiental como pilar para conocer la importancia de los insectos polinizadores.
  •  Apoyar a los apicultores locales mediante la compra de sus productos.

 

EL NUEVO PROYECTO DE LA CONSERVACION DE LAS ABEJAS

Se basa en el mantenimiento de dos apiarios, el fomento de plantas apícolas en nuestras fincas y sobre todo en la difusión y educación ambiental, tanto desde el Centro de la Fundación como por redes sociales. En el Centro de la Fundación se ofrecen las siguientes actividades:

  • * Visita guiada al jardín educativo para las abejas compuesto por plantas melíferas y poliníferas autóctonas, la colmena de observación, el apiario y los carteles informativos.
  • * Oferta educativa sobre la abeja para los colegios.
  • * Talleres de apicultura para grupos reducidos de adultos y de familias.

 

TALLERES APÍCOLAS DE EDUCACIÓN AMBIENTAL 

En noviembre del 2020 se desarrollaron por primera vez 3 talleres temáticos con el objetivo de dar a conocer la importancia de los insectos polinizadores y en especial de las abejas: cada taller consistió en una presentación en PowerPoint en el aula y la visita del apiario para el cual los participantes se vistieron con el traje de apicultor.

  1.  La vida de la abeja: en el primer taller hablamos sobre la biología de la abeja, de las actividades de las abejas obreras (construcción de panales de cera, alimentación de la cría, defensa de la colonia, intercambio de alimentos entre las abejas, recolección y almacenamiento y pillaje entre otras actividades), de las actividades de los zánganos (fecundar a la reina virgen…), de las actividades de la abeja reina (su incansable labor de poner huevos) y del comportamiento social de las abejas.
  2.  La importancia de las abejas: explicamos la polinización de las plantas por las abejas, la sexualidad de las plantas, los diferentes tipos de polinización (anémofila y entomófila), la flora apícola más importante, las amenazas de las abejas (uso masivo de pesticidas, pérdida de hábitats naturales …), cuáles son las principales enfermedades y parásitos de las abejas (como la loque europea y la varroasis) y, finalmente, hablamos sobre sus enemigos (avispa velutina, abejarruco, polilla de la cera… entre otros) .
  3.  Apicultor por un día: el tercer taller tuvo un enfoque aún más práctico. En la primera parte se habló sobre los productos de la colmena (miel, polen, jalea real, própolis, cera y veneno) y su degustación, y en la segunda volvimos a vestirnos con el traje de apicultor para sorprendernos un poco más con el fascinante mundo de las abejas.
 
 

QUÉ PUEDO HACER YO PARA PROTEGER A LAS ABEJAS:

  • Respetar a los insectos polinizadores.
  • No usar insecticidas o herbicidas.
  • Comprar alimentos procedentes de la agricultura ecológica.
  • Fomentar la siembra de plantas melíferas y poliníferas.
  • Comprar a los apicultores locales su miel y otros productos procedentes de la colmena.
  • Difundir la importancia de las abejas y otros polinizadores para la conservación de la biodiversidad de nuestro planeta.